Hermandad de Madre de Dios del Rosario. Patrona de Capataces y Costaleros.


Ir al Contenido

Pregones de Gloria

ACTUALIDAD

La Hermandad de Madre de Dios del Rosario en los Pregones de Gloria

 

 

Año

Pregonero Ver

Año

Pregonero Ver
1973 Manuel Lozano Hernández è 2003 Carlos López Bravo è
1974 Manuel Álvarez Osorio Fernández Palacios è 2004 Enrique Casellas Rodríguez è
1977 Antonio Candil del Olmo è 2005 Antonio Muñoz Maestre è
1986 José María Rubio Rubio è 2006 Maruja Vilches Trujillo è
1989 Ramón Cué Romano, S.J. è 2007 José Antonio Rodríguez Benítez è
1991 Manuel Toro Martínez è 2008 Irene Gallardo Flores è
1993 Francisco Vázquez Perea è 2010 Víctor García-Rayo Luengo è
1994 Joaquín Caro Romero è 2011 Abel González Canalejo è
1997 Rafael de Gabriel García è 2012 Lutgardo García Díaz è
1998 Tomás del Rey Tirado è 2013 Antonio Gila Bohórquez è
2001 Enrique Barrero Rodríguez è 2014 Carlos Crivell Reyes è
2002 José Antonio Fajardo Romero è      

 

 

 

 

Manuel Lozano Hernández

Sevilla 12 de Mayo de 1973

 

 

Y en octubre...

Madre de Dios del Rosario,
por Triana sale y entra.

No hay calles que más contentas
se pongan con su Rosario.

Habrá paso y costaleros
por las calles de Sevilla
que vayan al mejor paso
que sea capaz el amor.

Pero en la Madre de Dios,
los costaleros hermanos
-con su fe de costalero-
a su enamorado anhelo
la pasean con pasión,
con una gracia suprema.

Y con qué fina intención
cuando por Triana llevan
con respeto de sagrario
a la que es su devoción;
MADRE DE DIOS DEL ROSARIO.

 

 


 Volver

 

 

 

 

Manuel Álvarez-Ossorio

Sevilla 11 de Mayo de 1974

 

 

Es esta una fiesta (el Rosario) de tal raigambre que por fuerza tiene que extenderse por todos los puntos de la Ciudad, y por eso se celebra en la Macarena, con su Virgen del Rosario, y en Triana, con esa Madre de Dios del Rosario de la parroquia de Santa Ana, Patrona de capataces y costaleros, cuya devoción demuestra el verdadero espíritu de esos trabajadores de nuestros cultos.

 

 


 Volver

 

 

 

 

Antonio Candil del Olmo

Sevilla 21 de Mayo de 1977

 

 

Y serás la Madre de Dios, patrona de capataces y costaleros, la que nos enseñes que eres en Sevilla y fuera de ella el Remedio necesario de nuestro vivir, por ser la Madre de Dios y la Madre de todos nosotros.

 

 


 Volver

 

 

 

 

José María Rubio Rubio

Sevilla 9 de Mayo de 1986

 

 

Y dicen en Triana que allí arriba, en los arrabales del Cielo, hay una cuadrilla de ángeles para llevar a la Madre de Dios por la misma Pureza de la Gloria y este año, cuando también en el Cielo haya un Otoño y se deshojen las nubes y los angelitas muden la blancura de sus alas, un serafín costalero que llegó esta primavera de Sevilla volverá a ponerse bajo las trabajaderas, y el PADRE CARRILLO le pedirá otra vez a SEÑORA SANTA ANA las campanas de plata de su torre y vendrán los dos abuelos, con las manos llenas de claveles, para acompañar la belleza transparente de su Hija, MADRE DE DIOS DEL ROSARIO, en la TRIANA azul del paraíso.

 

Las campanas de Santa Ana
No quieren seguir tocando;
Quieren llevarle las flores
A la Virgen del Rosario.


San Joaquín y Santa Ana,
Dos pinos de verde tallo,
En Octubre son claveles
Y puras varas de nardo
Perfumadas con incienso
En el cáliz de tu paso.


San Joaquín y Santa Ana
A tus pies van repicando
Un repique de pureza 
Por la pureza del barrio.


Y el bronce, hecho plata fina,
Resuena a pétalos blancos
Que van cayendo en el río
Como amores derramados.


Y al final, en el silencio,
Cuando todo ha terminado
Y Tú te quedas tan sola
Madre de Dios en tu paso,
Las campanas de Santa Ana
Se hacen lágrimas sonando
En las naves silenciosas
La blanca voz de sus nardos.


Que las campanas no quieren
Volver más al campanario
Quieren quedarse contigo
MADRE DE DIOS DEL ROSARIO.

 

 


 Volver

 

 

 

 

 

Ramón Cué Romano

Sevilla 1989

 

 

Me acosan también las vírgenes en Triana. Superan el tiempo. Pero no puedo dejar de visitar, también en la Catedral Trianera, a una Virgen de mis predilecciones: a la MADRE DE DIOS DEL ROSARIO, PATRONA DE CAPATACES Y COSTALEROS.

 

Conocéis mi debilidad afectiva y admirativa por ellos.

 

¿Fueron ellos los que me llevaron a María? O, ¿fue María la que me empujó a ellos para que descubriera ese tesoro oculto y escondido de su amor y de su entrega?

 

Y hoy me encuentro con otro acierto y otro descubrimiento.

 

¡Qué sorpresa y qué logro definitivo escoger a María como Patrona de capataces y costaleros!

 

Podría haber sido el Cirineo que cargó con la cruz. Pero no. Qué absurdo. Estamos en Sevilla. Y tiene que ser María. Y sólo ella.

 

Y para justificar esta relación me atrevo a dedicarle a María un epíteto nuevo, insólito, audaz, atrevido. Hasta me da cierto apuro formularlo en voz alta, temeroso de que a algunos los desconcierte, los perturbe; y me lo rechacen molestos y ofendidos.

 

Perdonadme. Os aseguro que va delante mi amor. Lo probaré. Ya estáis prevenidos.

 

Me atrevo, después de mucho meditarlo, a llamar a María: “Costalera”. Sí. Nada más y nada menos: costalera.

 

No. Por favor, este epíteto no la rebaja, ni la humilla, ni la ofende. La describe y diseña en un aspecto mariano de Sevilla vinculado ahora en Ella a su papel nada menos que de Madre de dios; que es su título supremo de Gloria.

 

Costalera. ¿Epíteto ofensivo? Ella valentísimamente se llamó a sí misma, en la única autodefinición que se formuló “esclava”. Esclava del Señor. Una esclavitud voluntaria de amor, que la convirtió en Madre, Reina y Señora.

 

Costalera. ¿Y por qué no? ¿No lo fue acaso en la sublimación más portentosa de esta palabra y de esta profesión?

 

Dejadme evocarla en esos misteriosos y oscuros nueve meses de maternidad que lleva a Dios y carga con Él en el ámbito tenebroso y cálido de sus entrañas entre las trabajaderas palpitantes y vivas, con carne y sangre, de sus músculos, de su estructura ósea, de su cuerpo castísimo y virginal.

 

Nueve meses María Costalera, cargando a Dios Niño, que crece y crece, madura y se completa como hombre hecho y acabado. El más perfecto de los hombres. En la oscura penumbra de sus oscuras e invisibles entrañas. Cada día más pesado, más grande, invadiendo más sitio en sus celestes trabajaderas maternales.

 

Dejadme evocar, con Dios ya recién nacido, esa procesión mariana del Belén a Egipto, entre el polvo, el sudor, el calor y la sed del desierto, durante diez días, cargándolo en las trabajaderas, frágiles y fuertes, de sus brazos enamorados.

 

Dejadme evocarla en su casita, primero en Egipto y luego en Nazaret, jugando y alegrándose loca con su niño; levantándolo en alto, izándolo en la altura de sus brazos, lanzándolo suelto en el aire, para volverlo a recoger en sus palmas; mientras le repetía gozosa entre los gorjeos y risas del Niño: ¡A ésta es!

 

¡A ésta es! Así, mi Niño. Una “levantaíta” suave y bonita como  a ti y a mí nos gusta.

 

María Costalera de Dios.

 

Patrona de capataces y costaleros: Madre de Dios del Rosario.

 

Pero antes de acercarnos a Ella una observación que me ha sorprendido inesperadamente.

 

¿Os habéis fijado que las vírgenes de Sevilla no tienen pies? No. Ninguna. Comprobadlo. Ni las sedentes, ni las erguidas en pie. Ni las Inmaculadas. Ni las que tienen Niño.

 

Si. Claro. Naturalmente que tienen pies. Evidente. Pero, ¿quién se los ha visto? Nadie.

 

Se interpone la caída de la saya, los rizos de las nubes, las cabezas de los ángeles, la plata de la media luna.

 

No tengo tiempo de ampliar esta misteriosa reacción de Sevilla ante los pies de sus vírgenes. Sería fascinante profundizar en su razón y análisis.

 

Disculpadme. No tengo tiempo.

 

Una mujer que aplastará con sus pies la cabeza de la serpiente, inaugura el Viejo Testamento. Otra Mujer –la misma- con la luna bajo sus pies, clausura el Apocalipsis en el Nuevo Testamento. Sin embargo en Sevilla estos pies son invisibles.

 

También en esto Sevilla es nueva y distinta.

 

Las vírgenes de Sevilla

no tienen pies.

Las cargan los costaleros.

¡A ésta es!

 

Con las alas de sus ráfagas

vuelan sin tocar el suelo.

Tan sólo de saya y manto

lo roza en vilo un revuelo.

 

Las vírgenes de Sevilla

no tienen pies.

Las cargan los costaleros.

¡A ésta es!

 

Sin pies aplastar no pueden

la cabeza a las serpientes.

Pero en Sevilla no existen:

paraíso y gracia siempre.

Sierpes, sólo en una calle;

mas sin veneno ni dientes.

 

Las vírgenes de Sevilla

no tienen pies.

Las cargan los costaleros.

¡A ésta es!

 

Si las vírgenes posaran

sus blancos pies en el suelo,

Sevilla los comería

con sus labios, beso a beso.

Y por eso

las vírgenes de Sevilla

no tienen pies.

Las cargan los costaleros.

¡A ésta es!

 

 


 Volver

 

 

 

 

 

Manuel Toro Martínez

Sevilla 1991

 

 

Y ES ASÍ que te decimos Virgen del Rosario, y multiplicamos tus primores por Sevilla y se hace interminable decir que eres Reina del Rosario en San Julián, San Marcos, en la Macarena, o en Santa Catalina, o en mi Museo, en los Humeros, San Vicente, en la Magdalena, o en Dos de Mayo y en la Maestranza, o en el Barrio León, Señá Santana; y hasta en Pureza te llamamos madre de Dios, ¿lo veis?, de capataces y de costaleros. Geografía de la Ciudad como una letanía de este rosario de amor que te tenemos dedicado.

 

 


 Volver

 

 

 

 

Francisco José Vázquez Perea

Sevilla 8 de Mayo de 1993

 

 

Madre de Dios del Rosario. Sólo cinco minutos, no tengo más pero entre Tú y yo desde hoy... ¡vaya si te he de rezar!

Sigue y se empeña Tu hermandad -con qué hilo de marionetas, el padre Carrillo, aún los dirige desde la eternidad-, digo Tu junta se empeña en que una hermandad de Gloria lo que no puede es estarse quieta. Así nadie dirá que están muertas. Y para no descansar, vaya un revuelo hoy levantado. Día grande para ellos y todos nosotros. Así Te traen.

 

¿Con qué peine de plata fina

o con qué brisa de Mayo,

entre cortina y cortina

Tus cabellos han peinado?

 

Con ser Tú toda entera criatura perfecta -un voto por Tus camareras que adornaron esa perfección- me arroban Tus dos mechones, esos dos tirabuzones que asoman por el rostrillo.

 

Lo malo de las Vírgenes es que no saben lo guapas que van ¡si pudieran mirarse a un espejo! Y a mí me da que Tú, Patrona del martillo y del costal, sabes donde hay un espejo -Guadalquivir de remanso- por donde gustas cruzar.

 

Otra vez cruzando el puente.

Qué curioso resulta el lenguaje invertido de los que vienen y van de Triana y de Sevilla, a Sevilla y a Triana. Se ha podido demostrar con esta venida Tuya para esta ocasión única.

 

Triana dice que va,

Sevilla dice que viene...

y las dos dicen igual,

ninguna de las dos miente.

 

Hay que ver lo que hace el puente:

espejo de aguas de sal

que las verdades invierte.

¿Qué sevillano, quizá

no lo sabe o lo comprende?

 

Siempre que una Virgen -¡siempre!-

deja el Altozano detrás

gusta de entretenerse...

por ver quien la quiere más:

si aquellos ¡ay! que la pierden

o los que "venga de frente, de frente"

despacio la ven llegar.

 

Y a un lado dicen: ¡se va!

y al otro: ¡qué guapa vienes!

Orillas que se desprenden

para volverse a abrazar.

 

Triana y Sevilla tienen

las dos una Catedral:

Virgencita del Rosario

en ambas quieres estar.

 

Mas llega la noche y envuelve

las horas que han de faltar...

sabe Triana que tiene

vacío y triste un altar.

¡Ay, costaleros, mirad!

¡Capataces! Muy en breve

oiréis que le pertenece

a Triana reclamar.

 

Y Ella otra vez sobre el puente...

de regreso escuchará

-espejo del río entre dientes-

cómo se cambia el hablar,

con sólo cambiar el frente

de su paso y de su andar.

 

Porque es curioso, es verdad

que la verdad al revés se invierte:

Sevilla, ahora: ¡Te vas!

Triana: ¡Madre, al fin vuelves!

 

 


 Volver

 

 

 

 

Joaquín Caro Romero

Sevilla 7 de Mayo de 1994

 

 

Y en este cerco de amor, el pregonero se arrodilla ante la Patrona de Capataces y Costaleros, la Madre de Dios del Rosario, de la Real Parroquia de Señora Santa Ana, para decirle:

 

Vecinita de Santa Ana,

cuando sales a la calle

no te falta ni un detalle,

ni una flor en la ventana.

 

El orgullo de Triana

te marca con su salero,

porque sabe el mundo entero

que mientras brille tu faz

no faltará un capataz,

ni faltará un costalero.

 

 


 Volver

 

 

 

 

Rafael de Gabriel García

Sevilla 3 de Mayo de 1997

 

 

A Triana, a Santa Ana, iremos a reverenciar a la mujer elegida por Dios para ser Madre del Mesías. Lo haremos al anochecer, cuando la luz de Octubre aún se ve desde Sevilla tras Triana y el cielo hacia arriba va tornándose cada vez más oscuro hasta hacerse estrellado... Iremos a nuestro puntual encuentro con la que es simplemente la Madre de Dios, encuentro cuyo recuerdo hace desbordarse nuestro sentir, que hace saltar la palabra con emoción:

 

A la Torre de Santa Ana,

la del reflejo azulado,

a la Torre de Santa Ana

novia de los campanarios

bajo la luz prodigiosa

del atardecer morado

que lleva tintes rojizos

en el Aljarafe alto,

a la Torre de Santa Ana

la de brillos esmaltados

donde dicen que subía

Alfonso X El Sabio

para mirar las estrellas

en noches claras de Mayo,

se han acercado esta tarde

duendecillos que encerrados

viven aún en los alfares,

en los tejares soñados

y en las fraguas trianeras

que tenían los gitanos,

duendecillos marineros

que desde la mar llegados

en las barquitas veleras

suben hasta el Altozano

viniendo desde Sanlúcar

donde el río se hace océano,

duendecillos que dan cuerpo

a los cantes bien cantados,

a la cadencia del baile

y a las guitarras tocando,

duendecillos que se duermen

como las manos abajo

cuando se torea bien

sobre el albero dorado,

duendecillos salineros

que viven enamorados

de la morenez profunda

de la Virgen del Rosario.

Que sale hoy la Patrona

de todos los que mandaron

por las calles de Sevilla

o de Triana algún paso,

Patrona de contraguías

que precisos ayudaron

a la voz del capataz

en la estrechez, en el arco

y en imposibles ojivas

para todo superarlo,

Patrona de los aguaores,

de esos que refrescaron

la garganta resecada

de los que hacían el trabajo,

Patrona de costaleros

sencillos que pasearon

a la Virgen o al Señor

con su esfuerzo ilusionado.

Y los duendecillos viejos

que a Santa Ana van llegando

quieren a los costaleros

echarle sal a puñados

para mover sus andares

que seguro que a ese lado

del Guadalquivir la Virgen

caminará con más garbo.

Y ya ha llegado la noche

y ya está en la calle el paso

y abajo los costaleros

van llevándola rezando,

que todos alguna vez

este momento soñaron

y todos los que la suerte

de llevarla no alcanzaron

van fundiendo corazones

con los que van esforzados

bajo las Plantas Benditas

de la Virgen del Rosario.

Parece que están allí

los capataces de antaño

y se siente a Salvador,

al Tarila y a Palacios,

al gran Alfonso Borrero

y al Cachas que era su hermano,

se siente a Manolo Adame,

y a Vicente Pérez Caro,

al viejo de los Ariza

con su hijo ir mandando,

y también está Angelillo

que era de la Puerta Osario,

y los Canela y Pascual

y Eduardo Bejarano

y Manuel López Moreno

y viene Rafael Franco

y siento a Juan Luis Rechi

-el del recuerdo cercano-

ese amigo que se fue

y que aún lo ando buscando

por delante en los martillos

cada vez que veo un paso...

Hoy es un día especial

y hasta a Triana han cruzado

los que llevan en la sangre

el venenillo de abajo

para juntos recordar

a los que ya se marcharon

como se marchó "el Balilla"

el que dijo bajo un paso

vámonos con Ella al Cielo

y hasta el cielo lo llevaron

Ángeles que de la Gloria

vinieron para buscarlo.

Qué guapa viene la Virgen

qué bien llevado va el paso

va movido por los duendes

que siguen sal derramando

y en todos una oración

que es un piropo elevado

al Corazón Limpio y Puro

de la Virgen del Rosario:

Tú no te olvides, Señora

de los que bien te llevaron

de los que fueron humildes

en el trabajo esforzado

y tenlos siempre contigo

sobre el Cielo sevillano.

 

 


 Volver

 

 

 

 

Tomás del Rey Tirado

Sevilla 5 de Junio de 1998

 

 

Duérmete mi Niño, duerme,
duérmete mi Niño, ea,
que la Madre del Rosario
por ti quedará despierta,
duérmete tranquilo, Niño,
que tu madre no te deja.

 

 


 Volver

 

 

 

 

Enrique Barrero Rodríguez

Sevilla 12 de Mayo de 2001

 

 

La Santísima Virgen, en una de sus más hermosas y populares advocaciones, está relacionada con estos hombres del costal. Madre de Dios del Rosario es patrona de capataces y costaleros. Alto y hermoso patronazgo, patronazgo del sudor y del sincero y comprometido esfuerzo humano, patronazgo del dulce movimiento de Sevilla. Ese grupo de hombres debe tener también su sitio en mi pregón.

Y ahora os relataré un hecho gozoso y singular. La Virgen trianera del Rosario, Madre de Dios del Rosario, quiso que un día de octubre fuera yo bajo las trabajaderas de su paso, una tarde luminosa y encendida, junto a la ribera iluminada del río. Y yo, esforzado costalero tardío, recorrí bajo sus trabajaderas los enclaves mágicos de Triana: Altozano y Pureza, San Jacinto. De pronto, cuando iba absorto en aquel esfuerzo anónimo, me sentí como transportado. Y soñé que estaba rodeado de flores y que eran las flores mismas las que llevaban sobre sus hombros fragantes la dulzura de María. Y guardé luego aquella vivencia en verso, para que no se me muriera nunca el recuerdo, y poder resucitarlo ahora, azares de la vida, ante vosotros:

 

Si será grande en Sevilla
el orgullo del costal,
que te lleva la cuadrilla
más extraña y singular.
Junto a tu gracia, Rosario,
todas las flores están.
Al lirio, serio y morado,
lo han nombrado capataz.
Pero el lirio se pregunta:
-¿Cómo puedo yo igualar
a la altiva rosa clara
al clavel y al azahar?
¿A qué flor de la cuadrilla
nombro yo para llamar?
Después de algunos minutos
y tras mucho cavilar,
rodeado por las flores
dice el lirio: -Pues ya está.
Primera, el clavel soberbio.
Segunda, la claridad
de la rosa delicada.
Y tercera, el azahar.
Cuarta y quinta los gladiolos.
La azucena en sexta va.
Ay, que cuadrilla de flores,
qué jardín de claridad
te lleva por las esquinas
secretas de la Ciudad.
Suena el martillo, y el lirio
da una voz para llamar:
-Todas las flores al palo.
Rompe el gladiolo a sudar
y la azucena se ajusta
en su pétalo, el costal.
Y metiendo los riñones
se prepara el azahar.
Cuando un golpe de martillo
el aire vuelve a quebrar
hablan ya todas las flores
tras aquella levantá:
-Gladiolo, menos cintura,
azucena, cómo vas.
Y la azucena, riendo
con secreta vanidad,
a la rosa le responde:
-Rosa clara, la verdad,
No cambio yo la alegría
ni la gracia de un costal
por ningún jardín eterno
ni la jarra de un varal.

 

 


 Volver

 

 

 

 

José Antonio Fajardo Romero

Sevilla 4 de Mayo de 2002

 

 

Antes, abandoné Triana sin mencionar un Rosario que está en Santa Ana y que además de ser Madre de Dios, es Patrona de Capataces y Costaleros. La que bendice el buen trabajo hecho desde las trabajaderas.

 

La experiencia del costal, es tan íntima y profunda, que es difícil de narrar y quizás por eso, a veces poco comprendido desde afuera. Lo que sí es cierto, es que salir de costalero te deja un estigma tan enorme, que ya pueden pasar quince años sin meterte bajo un paso, que jamás lo olvidas. En muchas ocasiones, te sientes tan incómodo y molesto, que te pasa por la mente la idea de abandonar. Sin embargo, si sales por amor y devoción hacia la imagen que llevas sobre los hombros, los momentos de satisfacción te hacen olvidar por completo los adversos. Es un veneno que penetra en las venas hasta tal extremo, que cuesta mucho trabajo dejarlo todo. Siempre he estado convencido, que el aguante no está en la fuerza muscular, sino en la del corazón.

 

 


 Volver

 

 

 

 

Carlos López Bravo

Sevilla 17 de Mayo de 2003

 

 

Porque decir Rosario es decir Triana. Poso de siglos a la sombra de la torre de Santa Ana, semanalmente revivido en esa Salve a Madre de Dios, con la que culmina la misa del mediodía. Sabia nueva entre los naranjos del barrio León. Yo quisiera bordar ese último escudo de amor que falta en la malla de los respiraderos de Madre de Dios del Rosario, donde todos los capataces y costaleros de Sevilla se hacen hermanos bajo las trabajaderas, que uno sólo es el amor a su Patrona:

 

Capataces, costaleros:

formad solo una cuadrilla

para esa flor sin mancilla

que refulge entre luceros,

y que enseñó a los trianeros

a desgranar el rosario,

poniendo su santuario

a la sombra de Santa Ana.

 

¡Que sea por siempre Triana

su fanal y relicario!

 

 


 Volver

 

 

 

 

Enrique Casellas Rodríguez

Sevilla 8 de Mayo de 2004

 

 

Y será como un Rosario ese camino,

que hasta octubre prepare a una cuadrilla,

que a la voz amorosa de Sevilla

asuma el dulce peso de su sino.

Y de frente, con pausada cadencia,

desde las plantas mismas de "Santana",

transformará en tributo a una Triana,

fiel reflejo y altar, que por herencia

aun la aclama patrona de esa casta

de hombres que se hermanan con sudores

y racheo que a un compás breve desgasta

zapatillas de arte y de primores.

Que el que sabe de abajo ni protesta

ni se alivia del peso de la vida,

pues no tiene más pago que una herida

y el respeto que el pueblo manifiesta.

Y eso curte y modela un sentimiento

que no entiende a esta tierra sin costales;

oración bajo las plantas maternales

de ese pilar de fe, nuestro sustento.

Cuando resuene plata en la llamada,

en el décimo mes del calendario,

se volverá Triana relicario

para acoger la eterna llamarada

que, con perfume a nardo e incensario,

incendiará en costumbre costalera

al pueblo que la implora y la venera

Madre de Dios y Nuestra del Rosario.

 

 


 Volver

 

 

 

 

Antonio Muñoz Maestre

Sevilla 7 de Mayo de 2005

 

 

Cuánta flor de Triana lanzando piropos entre callejas a la Madre de Dios en los aledaños de la catedral apócrifa…

 

 


 Volver

 

 

 

 

Maruja Vilches Trujillo

Sevilla 6 de Mayo de 2006

 

 

El mandato limpio y claro

En la voz del capataz,

Es cuando sale la Virgen

Madre de Dios del Rosario

Y al hacer la "levantá",

Un suspiro en la cuadrilla,

Suena en la trabajadera

¡Vamos al cielo con Ella!

Es su forma de rezar.

 

 


 Volver

 

 

 

 

José Antonio Rodríguez Benítez

Sevilla 5 de Mayo de 2007

 

 

Madre de Dios del Rosario, 
sabes que el niño que abrazas
en San Gil es sentenciado
y al llegar a Dos de Mayo
mezclará sangre con agua. 

 

 


 Volver

 

 

 

 

Irene Gallardo Flores

Sevilla 3 de Mayo de 2008

 

 

Se ha detenido el tiempo en el reloj del barrio y otra vez la Patrona elegante y risueña, nos trae los recuerdos que no han de pasar, que vivirán eternos en la Puerta Real.

 

Está sonando el martillo en la Plazuela Santa Ana, se ha hecho de nuevo el milagro de tu salida perfecta. Gallardo mira tu rostro llamando a sus costaleros y en la levantá de ensueño quieren llevarte hasta el cielo. Ya se acerca la "morena" elegante de Triana, la de la estampa garbosa y la del rostro perfecto. Rosario de los suspiros y de versos imposibles, patrona de capataces y también de costaleros, Señorita de Santa Ana y amparo de mis desvelos.

 

 


 Volver

 

 

 

 

Víctor García - Rayo Luengo

Sevilla 1 de Mayo de 2010

 

Cartel de Glorias 2010

dedicado a Madre de Dios del Rosario

Autor: Fernando José Aguado Hernández

 

Costalero, Monseñor. Yo he sido costalero de las Glorias de Sevilla. Y pos eso la boca me sabe a sangre cuando en octubre sale la patrona. Que sepa Sevilla lo que Fernando Aguado tiene en el corazón. Mirad el cartel de las glorias. Hacedlo con el alma. Encontraréis a un loco enamorado, a un hombre cuya hermana le corre por las venas, a un costalero de Sevilla, a un hombre grande y noble. A él, Monseñor, a Fernando, quiero contarle una historia que usted también desconoce. Por eso les llevo ahora a la Iglesia de San jacinto, justo en la esquina con Pagés del Corro. Allí, en la esquina del semáforo, hay un árbol gigante, poderoso, tan grande que se eleva sobre Triana para mirar a esta Catedral en la que nos encontramos. Ese árbol tiene una historia muy hermosa, verdadera. Colóquese en esa esquina entre San Jacinto y Pagés del Corro, debajo del árbol grande. Hazlo tú, también, Fernando. Y os cuento la verdad.

 

Hay un árbol en Triana
que es de aspecto centenario.
Unos dicen que es un Ficus,
otros que es árbol de caucho,
otros le buscan el nombre
y otros dicen que es canario.

El árbol lo plantó Triana,
un mes de junio de antaño,
que le faltaba la sombra
a su Madre del Rosario.

Hay un árbol en Triana
que es de aspecto centenario.
Unos dicen que es morera,
otros que no es para tanto,
hay quien teme a sus raíces
que levantan el asfalto.

El árbol lo plantó Triana,
un mes de junio de antaño,
que le faltaba la sombra
a su Madre del Rosario.

Por eso la copa es tan alta,
por esos sus brazos son largos.
Porque en las ramas crecieron
sagas de ilustres mandando.

Hay una rama de Ariza,
rn otra los Díaz Palacios,
los Villanueva se asoman,
Rechi en la copa del árbol.

Hay ramas de los Santiago,
hojas que son de los Franco
y puñados de canela y clavo
que riega Alberto Gallardo.

Hay ramas de los Garduño,
y hay flores de los Ceballos,
que sueltan las riendas del tronco
y que camine el caballo.

Hay ramas de los Gallego,
los Hierro están a su lado,
y Jesús Basterra llora
en otra esquina del árbol.

Hay una rama que cruje
y Perales sufre tanto,
que en las Aguas de Sevilla
se lo llevaron llorando.

Están los locos de Amor,
por eso está Rojas Marcos.
Está Rodríguez Quirós
y en otra rama, Zambrano.

El penitente en el tronco
y los Núñez asomados.
Luis león tiene dos ramas:
Veracruz y la del Arco.

Manolo Vizcaya y su padre,
Pepe Luna, allá en lo alto.
Y Ollero tiene Amargura
y quiere Silencio Blanco.

La rama de Paco Reguera,
y Carlos Yruela en Santiago.
Pepe Candela y Guillén
y Emilio Moreno agarrado.

Vallejo y Ricardo López,
y Julián Huertas al tallo.
En esa rama, Falcón,
Juanma en el nudo gitano.

Carlos Morán y Rufino
en otra rama sentados.
Ismael Vargas se queda
con el Cachorro, en lo alto.


Y en la copa refugiado
Antonio Laguillo, Pasión,
pinta de plata la sombra
con el martillo soñado.
Y está, Antonio de León,
la rama maestra de Dios,
que siempre manda callado.

Y Loreto rompe el tronco
en una rama que es arco.
Y Juanma López ronea
y se mecen los espacios.

La hojarasca es para Márquez,
también están los Hijón.
Los Pagés, la Soledad,
Y los Gómez, qué dolor.

Por eso el árbol es grande.
Porque en Triana es sagrado.
Y nunca tuvo moreras,
ni vino en barco canario.
El árbol lo puso Triana,
un mes de junio de antaño.
Que le faltaba la sombra
¡A Madre de Dios del Rosario!

 

 


Volver

 

 

 

 

Abel González Canalejo

Sevilla 14 de Mayo de 2011

 

 

Rosario es la más prolífica de nuestras devociones sevillanas, y su mes es –claramente– octubre.

 

La hermenéutica dice que “Rosario” significa guirnalda de rosas, siendo la rosa uno de los símbolos más utilizados para significar a la Virgen. La institución del Rosario –ya se sabe– se atribuye a Santo Domingo de Guzmán. No obstante esto, el venero del Rosario nace más atrás: Se remonta a la Edad Media cuando los monjes recitaban de manera regular todo el Salterio, y buscaban una forma sencilla de rezo para los hermanos legos que – por analfabetismo – no podían leer los salmos. La primera oración escogida fue el Padre Nuestro repetido cincuenta o cien veces. Y, para facilitar el conteo, surgió la herramienta: las cuentas atadas por un hilo que hoy conocemos como rosario. De hecho, parece ser que aún hay en Londres una calle llamada “Pater Noster Row” (Hilera de Padre Nuestros) en lo que fuera el antiguo establecimiento del gremio de rosarieros. Y, si el rezo del Rosario surge de la búsqueda de una forma de oración sencilla, popular, entendible y fácil para todos, ¿cómo no iba Sevilla –la ciudad que enseña al Mundo el Evangelio chicotá a chicotá– a buscar su propia forma sencilla, popular, pública y bellísima de rezar el Rosario?

 

Y por Triana, otra rosa

sobre hombros esforzados,

que heredaron el oficio

y el amor hereditario,

del capataz que aún les manda

desde el Cielo sevillano

… aquel viejo Penitente…

… aquel Salvador Dorado…

Y entre costero y costero

con sudores y quebrantos,

hacen del sudor perfume,

hacen del palo sagrario,

del resollar oración,

del martillo campanario,

y nos suben a la Altura

como humo de incensario,

con el andar de su Madre

–Madre de Dios del Rosario–

que es la Madre de toda

la buena “gente de abajo”.

 

Y así es, de abajo a arriba,

y así es, de lado a lado,

y así es cómo Sevilla

a lo largo y a lo ancho,

por toda su geografía

por todo su itinerario,

reza todos los misterios

que le marca el calendario.

 

¡Míralas cómo pasean!

florecidas en sus pasos,

con chicotás, con mecías,

con andar de paso largo.

Míralas cómo pasean

y mira tú, sevillano,

¡mira si sabe Sevilla

cómo rezar el rosario!

 

  


Volver

 

 

 

 

Lutgardo García Díaz

Sevilla 5 de Mayo de 2012

 

 

En Triana, nuestro barrio, una Virgen del Rosario de muelle y Misa de Domingo. De Salve de las doce y media donde la luz entra por la ventana y baja hasta las manos de la Virgen para la igualá del mediodía. A esa hora yo he visto regresar a los viejos gallegos, los resabiados lobos de la estiba, los cargadores, los que tienen en la voz el orujo de cien madrugadas y en los dedos diez amarras del puerto. Vuelven los hombres que no tienen nombre más que en la partida de bautismo pues siempre fueron y son un viejo apodo que los distingue y los identifica. Los que se metían bajo la ergástula de la trabajadera y hacían triplete del Jueves al Viernes Santo para llevarse cuatro perras al corral de vecinos.  Regresan -yo los he visto- a la Salve del domingo para limpiar, con palabras sencillas,  el salitre que se acumula en el alma. Tienen un recuerdo de bilis en el gaznate y conocen el olor del hambre. Los viejos gallegos le hablan a la miseria de tú pues para eso tienen ya callos en las palabras. Son esa clase de hombres que te estrechan la mano con una fuerza para estrangular diez becerros mientras te miran a los ojos. Pero ellos saben llorar, llorar sin lágrimas, llorar hacia dentro cuando ven a su Virgen.  Pues ellos saben que...

                       

Que cada trabajadera

es un muelle donde estriba

la que el corazón aviva

de la gente costalera.

El paso es una galera,

el sudor es el salario,

y el costal es un breviario

que reza -ora et labora-

mientras lleva a la Señora

Madre de Dios del Rosario     

un lugar en tu Rosario.

 

  


Volver

 

 

 

 

Antonio Gila Bohórquez

Sevilla 27 de Abril de 2013

 

 

Sigue en Triana la luz del Rosario,
dándole al enfermo toda energía,
risa silente en tu cara María
que apaga veloz todo el Calvario.

Yo pedí por ellos cuando aquel día,
quise tu rostro de confesionario,
hábil domingo me diste escenario
plantando estos folios mientras reías.

A Santa Ana te traigo sus promesas,
alzando mi voz a mis compañeros
dando a los enfermos centro en tu mesa

Sigo doctrinas, ilusión adquiero
sanando pues de la muerte es la presa
para hacerlo de Ti, gran costalero.

  


Volver

 

 

 

 

Carlos Crivell Reyes

Sevilla 30 de Abril de 2014

 

 

Segundo misterio. La Ascensión del Señor, que es el gozo de Triana y de la Madre de Dios, escoltada por dos querubines bajo el cielo azul de Santa Ana. Dulce letanía rosariana, en la Gloria más antigua del arrabal, que anticipa el reino del cielo donde espera la divina eternidad.

 

Unas alpargatas gastadas rozan el suelo, y un viejo costal aguanta la trabajadera, cuando las fuerzas se van. No hay movimientos inútiles ni brusquedad, sólo el mimo del costalero, ¡duro con él valiente!, ¡Más cortitas esa “llamá”!, que sobre los pies van rezando a la voz del capataz.

 

Con el alma anda el Rosario, ¡Al cielo, “tos” por “iguá”!, mecida por la mejor cuadrilla, desde hace 60 años, patrona de capataces y costaleros de Sevilla.

  


Volver

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

INICIO | HERMANDAD | JUNTA DE GOBIERNO | ACTUALIDAD | CULTOS | BOLETINES | ENLACES | GALERÍA DE FOTOS | Mapa del Sitio


Sub-Menú:


Regresar al contenido | Regresar al menú principal